sábado, mayo 03, 2008

Sincronizar metrónomos

En el video que sigue a este comentario podrán ver un grupo de cinco metrónomos que originalmente no se encuentran en fase y luego de ser colocados sobre una superficie que les permite un grado de libertad tienden a sincronizarse.




Para los fines de este comentario vamos a definir cuatro elementos del experimento, de manera que en lo que sigue podamos hacer referencia a ellos seguros de haberlos definido.

Los metrónomos: Se explican por si solos, son los aparatos para medir el tiempo en música.
La tabla: Es la tabla sobre la cual están apoyados los metrónomos
La mesa: Se refiere a la mesa en donde se está realizando el experimento
Las latas: Se refiere a las latas de refresco sobre las cuales se coloca la tabla con los metrónomos.

Ahora el comentario:

Los metrónomos se sincronizan porque la tabla donde se encuentran tiene la posibilidad de desplazarse.

Así, el desplazamiento inducido por el movimiento pendular de cualquiera de los metrónomos (consecuencia del principio de acción-reacción), es afectado por el desplazamiento inducido por los otros metrónomos y esto obliga a los metrónomos a ir ajustando sus frecuencias porque la tabla no puede complacerlos a todos al mismo tiempo; y precisamente ese es el mensaje que les envía: sincronícense para poder complacerlos a todos al mismo tiempo.

Cuando la tabla está apoyada en la mesa, lo que impide que los metrónomos se sincronicen es que entre la mesa y la tabla hay fuerzas de fricción que no le permiten a la tabla deslizarse sobre la mesa.

En una idealización del experimento se puede decir que los metrónomos se sincronizarán si no hay fuerzas de fricción entre la tabla y la mesa.

Nótese que decimos entre la tabla y la mesa porque si fueran los metrónomos los que estuvieran apoyados sin fricción sobre la tabla, se desplazarían ellos pero no se sincronizarían; para sincronizarse necesitan estar unidos por la tabla y que sea ésta la que se apoye sin fricción sobre la mesa.

Ahora la metáfora:

Cada uno de nosotros es un "metrónomo" actuando sobre "la tabla" de esta sociedad.

Necesitamos encontrar cómo reducir la fricción, necesitamos encontrar nuestras "latas de refresco" que nos permitan sincronizar nuestros esfuerzos.

Al igual que sucedería en el experimento, si eliminamos la fricción que existe entre cada uno de nosotros (metrónomos) y la sociedad (la tabla del experimento), lo que lograríamos sería que cada uno seguiría a su ritmo, acercándose y alejándose dentro de la sociedad y en ocasiones excediendo los límites y chocando con otros, pero no tendríamos sincronización.

Los lazos que unen a los individuos en nuestra sociedad deben ser fuertes, como la fricción entre los metrónomos y la tabla, pero ese conjunto de tabla y metrónomos, vale de decir, esa sociedad, debe estar apoyada sin fricción sobre la vida.

¿Cuales son nuestras latas?

Sé que las acciones que vayan a favor de la vida reducen la fricción y en ese sentido la equidad social, el reducir la brecha entre ricos y pobres, la tolerancia, son todas, acciones que nos sincronizan.

Pero las latas existenciales hay que buscarlas en la filosofía, en la religión, en los Evangelios.

Tenemos que encontrar esas latas existenciales para garantizar que nuestros esfuerzos se sincronicen en una sociedad apoyada sin fricción sobre la vida.

1 comentario:

Aida Diaz dijo...

Gracias por este análisis. Hace tiempo que tenía esa idea dándome vueltas en la cabeza, pero no tenía las palabras para expresarlo.