domingo, abril 24, 2016

La revolución está en tu voto




El hilo conductor de nuestras gestas es el sueño dominicano de vida digna.


Desde la Independencia de 1844 hasta el glorioso Abril de 1965, todas nuestras gestas perseguían ese sueño de hombres y mujeres libres para el bien, de niños bien nutridos y educados, de jóvenes estudiando con un futuro seguro, de envejecientes protegidos y respetados. Vida digna, sin impunidad ni corrupción.


Este abril de 2016 nos convoca de nuevo a la gesta patriótica del 15 de mayo. Sigamos el ejemplo de los inmortales: Duarte, Sánchez, Mella, Luperón, Manolo Tavarez, Minerva Mirabal, Caamaño, Juan Bosch, Hamlet Hermann.


Inmortales porque "Con Patria se ha dibujado el nombre del alma de los hombres que no van a morir"


Vamos todas y todos a esa gesta patriótica del 15 de mayo con el espíritu de nuestros inmortales y votemos, porque hoy la revolución está en tu voto.


Vota 23 por Minou Tavarez Mirabal.


miércoles, abril 13, 2016

Mi última reunión con Hamlet Hermann










Este artículo del Dr. J. R. Mateo Contreras fue publicado originalmente en Acento, el 21 de enero de 2016.

El artículo nos menciona favorablemente así como también al colectivo Poder Ciudadano, desde donde exigíamos No Impunidad y No Corrupción.

Le solicitamos al Dr. Mateo su autorización para reproducir su artículo en nuestro blog y el Dr. Mateo autorizó la publicación.

De manera que aquí les comparto lo ocurrido en la última reunión entre el Dr. Mateo y Hamlet Hermann.








"Cuando se muere

En brazos de la patria agradecida,

La muerte acaba, la prisión se rompe;

¡Empieza, al fin, con el morir la vida!"

JOSÉ MARTÍ.



Llegar a Santo Domingo sin llamar a Hamlet siempre supuso un riesgo, pues éste amado personaje tenía el don de enterarse de todo y la manía del reclamo. Las pocas veces que no lo contacté, recibí un e-mail acusador: “supe que estuviste por aquí”.



Sin embargo, siempre se trató de una dulce imposición. Arribar a la casa de Hamlet era asistir al ambiente mágico de las casonas del Gazcue de mi infancia, donde me esperaba un gigante de circo para administrarme la vacuna informativa que me permitiría ver con el cristal de la decencia humanista lo que había ocurrido en el país durante mi ausencia.



Por eso, el 21 de diciembre pasado lo llamé para invitarlo a mi casa. Me ordenó vernos en la suya porque tenía inflamada una rodilla y no quería salir. Yo obedecí con todo gusto. Al llegar, me dió un tour por su “nueva casa”, llenando de elogios a su compañera Ana María por haberla rediseñado. Las paredes estaban abarrotadas de nuevas y bellas pinturas y en el patio había una fuente de pared fantástica. Era sólo el comienzo de una noche maravillosa y, hoy, inolvidable.



   Para una persona que ha leído tanta basura testimonial que se hace pasar como libros de historia, me resulta sorprendente que unos de los escritores que más ha escrito sobre los últimos 50 años de nuestra historia no sea merecedor de una membresía de la Academia Dominicana de la Historia.



Primero nos sentamos en su oficina entre las eternas fotos de Caracoles y empezamos con el ritual del intercambio de libros. Yo le traje la edición de Verso del último libro de Patrick Cockburn sobre ISIS (a mi entender lo mejor que se ha escrito en la materia) y él me tenía el libro de Piero Gleijeses sobre la participación cubana en África. Hablamos extensamente sobre ambos temas.



Me quiso brindar un jugo de frutas, pero le dije que debería estar loco si pretendía que yo me tomara ese zumo a las nueve de la noche. Entonces sacó un Juan Gil y me invitó a que pasaramos, junto a Ana María, a una suerte de terraza-jardín que ésta última había instalado en la entrada de la casa. Era un espacio reducido, pero seductor, desde donde se podían tocar las estrellas con las manos y divisar el Palacio Nacional en toda su extensión y excesiva luminosidad navideña.



Hamlet Hermann con Silvio Rodríguez, en la terraza de la casa de Hamlet en 2006



Luego de servirme la primera copa de vino, empezó el primero de muchos temas de actualización de la cosa dominicana. Llenó de elogios a Mario Bergés por su activismo con Poder Ciudadano en contra de la corrupción gubernamental. Me dijo que así como había prestado su casa para las jornadas del 4% estaba dispuesto a hacerlo para ésta causa. Se quejó de la represión que había presenciado en contra del colectivo así como de la perturbadora y constante presencia en su cuadra de policías al acecho de manifestantes, interrumpiendo la cotidianidad. Agregó, con la desaprensión que lo caracterizaba, que Gustavo Montalvo era el único de sus vecinos del Palacio Nacional que aún le merecía aprecio.



Cual cronista incansable, pasó a narrarme un intercambio epistolar que tuvo con el Presidente del Consejo del Poder Judicial. Este último lo había invitado a participar en un congreso sobre tránsito y seguridad vial por iniciativa del Poder Judicial y las empresas aseguradoras. Hamlet declinó la invitación. Sus razones, que reflejan su integridad personal y exquisita perspicacia politica, fueron varias. Decía que el Poder Judicial no tenía competencia formal para lidiar con esos asuntos y que no tendría ninguna influencia en el Poder Ejecutivo para poner en práctica lo que se pudiera proponer en el congreso de marras. Por lo tanto, entendía que sería una mera campaña de relaciones públicas para entretener al pueblo. Como contrapropuesta, Hamlet le sugería una acción que a su parecer le permitiría al Poder Judicial tener un verdadero impacto: nombrar un fiscal especial para investigar los gastos del sector transporte en los últimos quince años. Hamlet pensaba que era precisamente en las áreas de transporte y construcción donde más corrupción gubernamental hubo durante ese período.



Luego me hizo una anéctoda que me produjo una ingrata sorpresa. El año pasado, tres miembros de número de la Academia Dominicana de la Historia propusieron a Hamlet como candidato a miembro correspondiente de esa institución. Como dije al inicio, Hamlet tenía el don de saberlo todo. Manejaba los detalles de lo que pasó, incluyendo los miembros que estuvieron en su contra y a favor, así como sus expresas razones. Me contó que llegado el momento de la votación, hubo un empate. Lo que cabía era repetir la votación dos veces más y de haber tres empates, el Presidente de la Junta Directiva debía decidir. Este procedimiento no se agotó.



Para una persona que ha leído tanta basura testimonial que se hace pasar como libros de historia, me resulta sorprendente que unos de los escritores que más ha escrito sobre los últimos 50 años de nuestra historia no sea merecedor de una membresía de la Academia Dominicana de la Historia. Si de acuerdo a Herodoto de Halicarnaso, ser historiador no es limitarse a narrar los acontecimientos sino también establecer sus causas, por lo menos la mitad de los libros y muchos de los ensayos de Hamlet lo elevan a esa categoría.



La botella de vino hacía rato que había terminado y Ana María se había retirado cuando decidí “perdonar” al amigo y me dispuse a partir. No sin antes agotar una “posdata” frente a mi automovil en la calle Moisés García ante el oido curioso del guardia de la garita del Palacio Nacional.



No quiero empezar a imaginarme el vacío que tendré a mi regreso, cuando no encuentre al referente de muchas de las cosas que me enorgullecen de ser dominicano.



Gracias por todo, Hamlet. Por tu arrojo, tu inteligencia, tus sacrificios y riesgos, tu memoria y capacidad de trabajo, tu consistencia ideológica y tu crítica inmisericorde y oportuna a lo incorrecto, viniera de donde viniera.



Lo único que no te perdonaré es tu ausencia en momentos tan definitorios. Cuando cada vez se ven menos hombres de tu estirpe o sus relevos en un horizonte insolidario y vano. Pero, “la primavera es inexorable”.



J. R. Mateo Contreras

sábado, abril 09, 2016

Ya basta: ¡Ni fiesta ni orgía!





El Ministro de Economía, Ing. Temístocles Montás, ha dicho recientemente que “hay que sentarse a discutir cómo vamos a financiar al Estado dominicano” (http://hoy.com.do/montas-medina-promete-continuar-con-la-estabilidad-2/ Final del 4to párrafo)

Vale. La Ley de Estrategia Nacional de Desarrollo ordena un Pacto Fiscal que nucan se ha firmado porque el Gobierno no ha querido. De manera que tenemos que llegar a firmar un Pacto Fiscal; pero nada menos que un Pacto Fiscal, nada de reforma tributaria solamente, lo que tenemos que firmar es un Pacto Fiscal. Y antes de sentarnos y muchísimo antes de proponer que nos sentemos, tiene El Estado la obligación de ponerle fin a la fiesta electoral del PLD con dinero de los contribuyentes y también ponerle fin, procesando y sometiendo a una justicia confiable, a todos los culpables de la orgía de corrupción que nos desborda.

Vamos con la fiesta:

¿Cuanto gasta el gobierno en promover al candidato del PLD?
¿Tendremos que pasar los dominicanos por otro "paquetazo fiscal" para que Danilo se reelija?
¿Cuantas páginas ociosas se pagan a la prensa escrita con dinero del contribuyente?
¿Cuantas menciones ociosas se pagan a la prensa radial con dinero del contribuyente?
¿Cuantos medios de prensa y periodistas están en nómina paga por el contribuyente?

Vamos con la orgía:

¿Con qué cuento le explicamos a nuestros hijos la riqueza de los compañeritos?
¿Cómo nos libramos del hedor de los mil millones de dólares, sobre valorados, de Punta Catalina?
¿Será verdad que la Carretera del Coral Tiene menos asfalto que el presupuestado y pagado?
¿Será verdad lo de los vagones sobre valuados del Metro de Santo Domingo?
¿Algún día se conocerán los agraciados con la compra de los Tucanos?
¿Será la República Dominicana el único país del planeta en el que la Odebrecht trabajó sin dar comisiones a cambio de contratos sobre valorados?
¿Por qué no se puede mencionar la palabra OISOE?
¿Con qué adjetivo deberemos calificar al Procurador?

Ya basta: !Ni fiesta ni orgía!

Para el caso de la fiesta, apaguemos la música, despidamos a los invitados y vamos a ceñirnos a una política de Estado, no de candidato.

Para el caso de la orgía, devolvámosle al Poder Judicial su credibilidad, y luego, vamos a nombrar a un Procurador que trabaje y que le pegue el pie de la justicia al rostro en el suelo de los infames, hasta que devuelvan los últimos cheles que se han robado, y solo entonces a cumplir condena.

Ni fiesta electoral ni orgía corrupta!!!!

Luego de cerrar el despilfarro de la fiesta del gasto superfluo y de la orgía de la corrupción, podremos sentarnos a discutir y a llegar a un acuerdo de Pacto Fiscal.

A eso vamos al Palacio como Vicepresidentes en las próximas elecciones del 15 de mayo de 2016, a decir un gran ¡Zape! y a trabajar por un Poder Judicial independiente, severo y pulcro.

Vota 23 por Minou Tavarez Mirabal y los hombres y mujeres que la acompañan.

Vamos a garabatear un gran ¡Se Acabó! en las paredes de la historia!!!

¡Queda Patria!


sábado, abril 02, 2016

Al país y a Santiago, la Ciudad Corazón.







Me siento muy contento de que mi primer discurso político, como candidato vicepresidencial de la Coalición Minou 2016, sea precisamente en Santiago, la Ciudad Corazón. Y es una ocasión feliz porque Santiago fue la cuna de la Restauración de la República de 1865 y hoy no hay un compromiso más necesario e ineludible que el de restaurar la democracia en la República Dominicana

Restaurar la democracia política:
Ya Basta de clientelismo
Ya Basta de candidatos impuestos por el dedo
Ya Basta de  tiburones y de podredumbre.

Restaurar la democracia económica:
Ya basta de crecimiento económico para unos y pobreza extrema para otros.
Ya Basta de corrupción.
Ya Basta de inequidad y desigualdad en las oportunidades.

Restaurar la democracia ambiental:
Ya Basta de degradación de nuestros recursos naturales.

Restaurar la democracia social:
Ya Basta de Educación mediática y de redes sociales.
Ya Basta de hospitales de vergüenza.
Ya Basta de transporte infame.
Ya Basta de inseguridad ciudadana.
Ya Basta de vilezas en la policía que debe protegernos.
Ya Basta de vivienda indigna.
Ya Basta de impunidad.


Es necesario e impostergable restaurar, que juntos restauremos la democracia!!!

He ahí el reto al que nos enfrentamos cuando hablamos de restaurar la democracia.

Restaurar la democracia  para que vivamos auténticamente libres de corrupción, de impunidad, libres de clientelismo y de ignorancia, para que vivamos en justicia, en equidad, en paz y  con seguridad ciudadana.

Hombres y Mujeres de Santiago y de todo el país!!

La Guerra de la  Restauración de 1865 tuvo su sello patrio en el Cibao, y es aquí, en la capital del Cibao, al ritmo del corazón heroico de santiagueros y santiagueras, desde donde nos movilizaremos para restaurar la democracia,  y ¿cómo lo haremos? Ustedes y nosotros, todos juntos, lo haremos utilizando las mismas herramientas que nos ofrece esa democracia: Eligiendo en el próximo torneo electoral a Minou Tavarez Mirabal y a hombres como Pengsien San Ben, nuestro candidato a Senador por la Provincia de Santiago y a mujeres como Ángela Cruz, nuestra candidata a Alcaldesa de la ciudad de Santiago de los Caballeros, para tan solo mencionar dos ejemplos de esos hombres y esas mujeres  que acompañan a Minou en esta nueva gesta patriótica, y lo haremos votando en la casilla 23 el próximo 15 de mayo de 2016.

Hagamos realidad ese sueño dominicano de vida digna y así será porque con ustedes es posible.

Precisamente estamos en un momento histórico en el que  debemos restaurar la Democracia en nuestra Republica Dominicana. Y como dije, es feliz la ocasión porque hablamos de restaurar en la propia tierra de la Restauración!!!

Imaginemos por un momento una República Dominicana solidaria, unida,  de hombres y mujeres libres para el bien, de niños creciendo bien nutridos y queridos, de jóvenes estudiando y formándose con la seguridad de que les espera un trabajo digno al final de sus carreras, de hombres y mujeres adultos trabajando y luchando por hacer realidad sus sueños, seguros de contar con una sociedad y un Estado que les garantizan la igualdad de oportunidades; de envejecientes respetados y protegidos. Esa utopía, ese sueño, es lo que nos une como pueblo. Y precisamente porque lo soñamos, tenemos derecho a esa utopía.

La lucha por restaurar la democracia ha sido una constante en mí desde hace años, trabajando en el sector social con organizaciones de sociedad civil. Así participé de manera muy activa en la lucha por el 4% para la educación con la Coalición Educación Digna y más recientemente he trabajado el tema de la No Impunidad y No Corrupción con organizaciones de sociedad civil; por todo lo cual no soy ajeno al compromiso social y, colocado ahora en un contexto estrictamente político, es oportuna la ocasión para contar algunos eventos e hitos que iluminan el camino que conduce a esa historia.

A finales de 1965, en los primeros días  después de la toma de la ciudad por tropas Norteamericanas, yo con 9 años, vi una trinchera de sacos de arena en el Altar de la Patria, dentro de las cadenas que no podían ser tocadas por ningún mortal. En la trinchera dos norteamericanos, uno blanco y otro negro, mascaban chicle. La patria mancillada por tropas extranjeras. La afrenta me indignó y no lo olvido!!

En 1968, yo con 12 años, vi dos pangolas persiguiendo un vehículo y los vi darle caza frente al cementerio de la Av. Independencia. Se bajaron los policías y sacaron a un hombre del carro perseguido y le dieron golpes hasta dejarlo exhausto frente a la pared del cementerio. A mí, que estaba al lado de la escena del crimen, me dijo un policía: “Niño qué buscas aquí, vete a tu casa” Yo indignado le grité: “Esto es libre” y llegué llorando a casa de mi abuela. La patria abusada por sus propias autoridades. La afrenta me indignó y no lo olvido.

Ese niño prometió a los 13 años “Yo prometo por mi honor y con la gracia de Dios, hacer todo cuanto de mi dependa por cumplir mis deberes con Dios y con mi Patria, ayudar al prójimo en toda circunstancia…” Si me lo permiten, la patria en llamas en el corazón de uno más de sus hijos.

Hoy cumplo ese promesa desde la trinchera política. Nuestro compromiso y nuestra lucha se acrecienta y se multiplica desde esta plataforma patriótica que convoca Minou Tavarez Mirabal para llegar a la Presidencia de la República y a las distintas posiciones del Estado con todos los hombres y mujeres que la acompañan, con el propósito de restaurar, desde el Estado,  la democracia dominicana, haciendo realidad el sueño que nos une.

Me siento feliz y por eso les invito a trabajar, luchar y perseguir ese sueño común dominicano junto a Minou Tavarez Mirabal y ese equipo de hombres y mujeres extraordinario que junto a ella se levantan cada mañana a construir esperanzas, a perseguir el sueño de una República Dominicana engrandecida por el esfuerzo de sus mejores hijas e hijos, la fortaleza de sus instituciones y el solo imperio de la ley y la verdad. Una República Dominicana en donde la alegría y la riqueza de unos no sea la pesadumbre y la pobreza de otros. Una República Dominicana en la que nuestros hijos e hijas encuentren un mejor futuro que aquel que se deriva de emigrar a playas extranjeras.

Para restaurar la democracia, para perseguir esa utopía del sueño que nos une, para que volvamos a vernos como hermanos todos persiguiendo el sueño…, tenemos que ir el próximo 15 de mayo de 2016 a votar, marcando la casilla 23, por Minou Tavarez Mirabal.

En esa restauración de la democracia tan necesaria, hay dos temas que por su importancia quisiera tocar brevemente: Poder Judicial y Poder Político.

Nuestra visión de justicia y de un país libre de impunidad, ya la hemos venido desarrollando a través de Impunidad Cero y más recientemente a través de Poder Ciudadano, organizaciones y  movimientos sociales con profundas raíces comunitarias que persiguen un Poder Judicial independiente y apartado de la política partidaria.

La República Dominicana no puede seguir siendo un templo de oración en manos de ladrones. Es compromiso de esta Coalición Minou 2016 el devolverle a la Justicia su credibilidad. Entre otras medidas mencionaremos:

  • Jueces y procuradores de carrera. Para que las Altas Cortes no se llenen de miembros del partido de turno. 
  • Respeto al escalafón de jueces y fiscales. Para que la promoción de los jueces y fiscales no dependa de su filiación política.
  • Independencia financiera del Poder Judicial y de la Procuraduría General de la República. Para que El Ejecutivo no tenga un arma con la cual arrodillar a los jueces y fiscales.
  • Inamovilidad de los jueces. Para que el traslado no sea un mecanismo de sanción a jueces y fiscales.
  • Independencia del Consejo Nacional de la Magistratura. Para que el Ejecutivo no tenga mayoría mecánica en ese órgano tan importante del Poder Judicial.
  • Procurador electo por el Consejo Nacional de la Magistratura. Para que la Procuraduría no esté en manos del Poder Ejecutivo.

Algunas de esas medidas necesitan una Reforma Constitucional, otras necesitan leyes del Congreso. Nuestro compromiso es que con ustedes vamos a impulsar  y a lograr esas leyes y reformas.

Dominicanas, dominicanos, la justicia es la instancia en donde los ciudadanos de un país resuelven sus desacuerdos y a la vez son sancionados los transgresores de la ley. Una sociedad que no cree en su justicia es una sociedad a las puertas de la barbarie.

Vamos a garabatear un gran “SE ACABÓ” en las paredes de la historia!!!

Tendremos una justicia sana, pulcra, imparcial y severa, en la que todas y todos confiemos, porque si no, si seguimos por el camino de la impunidad, de la venalidad, si seguimos negociando libertades por favores políticos, si seguimos archivando expedientes para vergüenza del Ministerio Público, nos vamos a matar unos con otros, a la espera de que una mano extranjera nos asista o que algún mal nombrado leviatán nos domine de forma aberrante.

La visión de política y de poder que tienen algunos políticos en nuestro país, es de imposición y autoritarismo. Hoy, aquí y ahora, en el corazón de nuestra tierra, cuna de los héroes de la Restauración, quiero dar Fe de que la visión de política y de poder que tenemos en la Coalición Minou 2016, es una visión de derecho, es de diálogo, es de autoridad  institucional, no personalista ni arbitraria. Es una visión de servicio.

No llegaremos al palacio para vivir en poltronas ni para andar en Carrozas Reales precedidos y seguidos por  un séquito de aduladores y abusadores. ¡Así no! ¡Nunca jamás! No iremos detrás de esos y otros privilegios indecentes.

Gracias al favor del pueblo dominicano iremos al Palacio a gobernar, es decir, a servir y a conciliar los intereses de todos los dominicanos y entre todos labraremos el porvenir de una República Dominicana digna, justa, incluyente y solidaria.

La democracia es diálogo permanente entre gobernantes y gobernados. No puede ser un monólogo de gobernantes con respuestas tartamudas de los gobernados, cada cuatro años. Para que la democracia funcione en suelo dominicano, necesitamos una sociedad de ciudadanos empoderados y no de una clientela de habitantes sumisos y esclavizados, ya por el temor de perder la Tarjeta Solidaridad, ya por el temor paralizante de perder un negocio.

En una República Dominicana restaurada,

  • El Trabajo Digno es un Derecho
  • La Alimentación es un Derecho
  • La Educación es un Derecho
  • La Salud es un Derecho
  • La Vivienda es un Derecho

Pero el robo, el abuso y el engaño no son derechos de nadie.

Lo que nos asiste por derecho no se mendiga, se exige!!! Y mucho más cuando lo que tenemos como reto es la Restauración de la República, tal y como debe ser: libre, democrática, soberana, y protegida por su bandera ondeando libérrima en su cielo y por su ley y sus derechos en la tierra.

Con toda humildad, me uno a la valiente decisión de Minou para convocar  a todas las dominicanas y a todos los dominicanos, desde esta ilustre tierra de Ulises Francisco Espaillat, a unirse a la Coalición Minou 2016 y a luchar juntos por esta Restauración de nuestra Patria, para que exista un verdadero Estado de Derecho, Justicia confiable, paz y seguridad ciudadana.
El sueño está al alcance de nuestra boleta electoral. Vota el 15 de mayo, deposita un voto patrio por la casilla 23, por nuestros hijos, por nuestras hijas, por nuestras instituciones, por nuestro aparato productivo, por nuestras tradiciones, por nuestras esperanzas, por la utopía…, y lo que tenga que ser, que sea!!!

Que viva la República Dominicana!!!







Palabras pronunciadas por
Mario Bergés en el Acto de Presentació y Juramentación
de los candidatos a cargos congresuales y municipales
de la Coalición Minou 2016 en la provincia
y el municipio de Santiago de los Caballeros.



sábado, marzo 19, 2016

Acepto muy honrado







Acepto muy honrado.

Me siento muy honrado al aceptar la petición de Minou para que la acompañe en la boleta electoral como candidato a la vicepresidencia de la República.

Lo que nos une como pueblo es un sueño común. Un sueño de hombres y mujeres libres para el bien, de niños, niñas y jóvenes bien nutridos y educados, de hombres y mujeres trabajando con dignidad y decoro, de envejecientes respetados y protegidos, un sueño de verdadera vida digna.

Ha llegado el momento de hacerlo realidad.

Ya basta de vilezas!!

Ya basta de desvergüenzas!!

Ya basta de pesimismos!!

Es posible la vida digna, es posible la justicia, es posible la seguridad, es posible la equidad. Nos asiste derecho de hacer posible ese sueño común de vida digna que tenemos los dominicanos!!

Precisamente porque soñamos, tenemos derecho a esa utopía!!!

Vamos a perseguir ese sueño hasta lograrlo.

Y en ese camino…, lo que tenga que ser, que sea!!!

Que viva el noble pueblo dominicano!!!

Muchas gracias.






Palabras pronunciadas por
Mario Bergés al aceptar la
nominación a la candidatura
vicepresidencial por la
Coalición Minou 2016.
En Santo Domingo, República
Dominicana, el martes 15 de
marzo de 2016.

domingo, marzo 06, 2016

Atentado contra derechos






Editorial del periódico Hoy del domingo 6 de marzo de 2016.

A los profesores y empleados de la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD) les asiste el derecho de reunirse para coordinar el reclamo conjunto de reivindicaciones, sin la intervención de terceras partes. El ataque con gas lacrimógeno efectuado el miércoles contra una asamblea de personal administrativo y docente en el recinto universitario, es una violación grosera de ese derecho. Provenga de donde provenga, esa acción fue un acto grosero y provocador que debe ser investigado y sancionado.

Profesores y empleados marcharían ese día hacia el Palacio Nacional para exponer sus demandas. Quienes disolvieron con un bombazo la asamblea previa a la marcha cometieron un atentado que no debe ser pasado por alto, violando derechos amparados por nuestro ordenamiento jurídico.



Periódico Hoy
6 de marzo 2916




-- Desde Mi iPhone

jueves, enero 28, 2016

¿Por qué siempre matan al toro?






Encrucijada
¿Por qué siempre matan al toro ?
                                       Manuel Maza, S.J.

¿Por qué siempre matan al toro? Usted lo tiene que haber visto en la televisión. En medio del ruedo: un toro enorme, una tonelada de músculos, capaz de correr y embestir con sus dos cuernos afilados. El torero, frágil, con su ropa apretada, no tiene para dónde huír, mientras agita, provocador, el capote rojo.

   ¡Allí está el secreto! Por algún motivo de la naturaleza, el toro percibe ese paño rojo como una amenaza. Se lanza contra él con furia y casi lo toca, pero todo su esfuerzo se queda en nada. De nuevo se agita ante su  ojos el capote rojo que parecería burlarse de él. Y así transcurre la corrida. El toro cada vez más fúrico contra el capote rojo, se olvida de todo. Una de esas embestidas será la última carrera de su vida. El torero lo esperará con el capote en la izquierda y una afilada espada en la derecha. Probablemente el toro, con su corazón  atravesado por la afilada espada, todavía querrá embestir al capote rojo.

   Así tratan los sectores de poder a sus pueblos. Los que detentan el poder saben que sus pueblos están llenos de fuerza. Somos millones de hombres y mujeres en las ciudades y campos, ¿qué no haríamos si efectivamente pudiéramos decidir sobre los asuntos que nos interesan? Pero nos pasa igual que al toro: agitan ante nuestros ojos el capote rojo y toda nuestras energías se concentran en embestir lo que nos da rabia, lo que percibimos como la gran amenaza. Agitan ante nuestros ojos el peligro de que países muy poderosos quieren la fusión de República Dominicana con
Haití.  Nos torean durante meses con el capote de una multimillonaria campaña electoral, "la más importante, la más decisiva". ¡Y embestimos! Con furia irracional, nos lanzamos contra el capote electoral, contra los que amenazan la soberanía nacional. Luego, a pesar de todos nuestros esfuerzos tenemos la impresión de haber embestido al aire. Nos han toreado. ¡Todo sigue igual! Y los que mandan evalúan así nuestros esfuerzos: ¡Ole! ¡Ole!

   En realidad nosotros somos más vulnerables a la manipulación que el toro. El animal sólo capta un pequeño paño rojo. Ante nuestros ojos sin embargo, figuras de prestigio despliegan un capote rojo de dimensiones internacionales, patrióticas, psicológicas y ancestrales con toda la fuerza de los medios de comunicación y los resortes exquisitos de la publicidad machacona, afilada y masiva. Nos torean hasta con la bandera nacional.

   Haría falta un esfuerzo titánico para ignorar la falsa amenaza, el capote rojo con que nos provocan y manipulan, para ocuparnos del peligro real: la espada y luego del torero.

   La espada es la situación nacional que nos está desbaratando: la corrupción impune, tantas veces denunciada por los Obispos, la falta de inversiones serias en educación y salud, nuestro vacío institucional y el caudillismo...

   Si embestimos por ahí, estaremos enfrentando los verdaderos peligros, pisotearemos las falsas amenazas de capotes burlones y saldrán corriendo los toreros que sólo aspiren a torear los problemas nacionales sin resolverlos. No nos podrán torear con capotes de falsas amenazas, si miramos sin pestañear a la espada y al torero.


Publicado en el periódico Hoy del 10 de octubre de 1994