sábado, mayo 20, 2017

Danilo está "Madurando"

Me han dicho que el comentario de los del Gobierno es que Danilo está "Madurando", haciendo referencia a que está tomando el camino de la represión, como Maduro!!!

Eso es muy peligroso, pero al mismo tiempo nos deja ver que, de ser cierto, está desesperado!!!

Que se cuide de reprimir la marcha de mañana en el Sur. Estará llena de mujeres y hombres con sus familias, con sus niños y niñas!!!

El Sur marcha porque los dominicanos no somos corruptos!!!

Ténganse miedo, que un abuso no lo perdonaremos!!!


-- Desde Mi iPhone

jueves, marzo 16, 2017

El bosque




-El bosque me lo enseñaste tú, papá.
-Y yo te adoro hijo mío!!!


Mario Ernesto y yo, el 12 de junio de 2011

sábado, marzo 04, 2017

Estos son los míos I

Ya que en República Dominicana no tenemos una Justicia proba, en marzo de 2017, después de 43  años de vida ciudadana y 61 de edad, voy pasar a declarar a quienes he juzgado  y condenado.

Los dos míos son Víctor Díaz Rúa y Felix Bautista.

Yo, Mario Bergés, dominicano, mayor de edad, casado, ingeniero civil, portador de la cédula de identidad y electoral 001 0061803-2, residente en Santo Domingo, Distrito Nacional, entiende que los nombrados Victor Díaz Rúa y Felix Bautista son dos ciudadanos despreciables, a quienes la sociedad debe repudiarlos en cada oportunidad posible.

En consecuencia yo, Mario Bergés, dicto  la sentencia de que "A mi casa no entran"

Abajo publico las fotos de los dos despreciables.

Sepan que tengo en el banquillo a muchos mas, Odebrecht es una muy buena oportunidad para sentar a Danilo Medina, Leonel Fernández, el PLD en pleno y a los Perredeses. Estoy en eso.

Ya di mis generales y les digo que los desprecio y que no pueden entrar en mi casa.

Les pido a quienes vean este Twitter o este Facebook, que lo repliquen y que pidan que condenen a los despreciables a que #AmiCasaNoEntran.







sábado, diciembre 03, 2016

¿Por qué INAIPI?




La Coalición Educación Digna, mantiene su preocupación ante la nueva dirección del Instituto Nacional de Atención Integral a la Primera Infancia (INAIPI). La CED reitera que para la dirección del INAIPI se necesita un perfil con conocimientos del sector de la primera infancia que sea capaz de mantener la continuidad a los avances institucionales alcanzados, en donde siga primando la atención integral a niños y niñas de 0 a 5 años, con esa perspectiva de inclusión social que lo ha caracterizado.

Es responsabilidad directa del presidente Danilo Medina garantizar esa continuidad sin introducir ruidos que puedan dar un giro no deseado en esta política tan vital, probablemente la más importante en materia de inclusión social.

La Coalición espera que el desempeño de la nueva directora demuestre que su designación obedeció a un criterio técnico y no meramente clientelar. Esperamos también que el ministro de educación, Andrés Navarro, establezca los controles necesarios para que los logros que él mismo ha reconocido, sean mantenidos.

La CED exhorta a las organizaciones de la sociedad civil y a la ciudadanía en general a que se mantengan vigilantes con la gestión y el cumplimiento del plan estratégico del INAIPI para el periodo 2016-2020. Lo primordial es mantener la calidad del INAIPI y los procesos que desarrolla.

Por último, la CED invita nuevamente a establecer un diálogo en este tipo de situaciones que compromete seriamente el futuro de la educación dominicana y el aprovechamiento de los niveles educativos que le siguen a la primera infancia. El gobierno no respondió a la sociedad civil, demostrando con esto que no le interesa la opinión de las organizaciones sociales que se preocupan por la calidad de la educación dominicana.

La lucha sigue.


-- Desde Mi iPhone


domingo, abril 24, 2016

La revolución está en tu voto




El hilo conductor de nuestras gestas es el sueño dominicano de vida digna.


Desde la Independencia de 1844 hasta el glorioso Abril de 1965, todas nuestras gestas perseguían ese sueño de hombres y mujeres libres para el bien, de niños bien nutridos y educados, de jóvenes estudiando con un futuro seguro, de envejecientes protegidos y respetados. Vida digna, sin impunidad ni corrupción.


Este abril de 2016 nos convoca de nuevo a la gesta patriótica del 15 de mayo. Sigamos el ejemplo de los inmortales: Duarte, Sánchez, Mella, Luperón, Manolo Tavarez, Minerva Mirabal, Caamaño, Juan Bosch, Hamlet Hermann.


Inmortales porque "Con Patria se ha dibujado el nombre del alma de los hombres que no van a morir"


Vamos todas y todos a esa gesta patriótica del 15 de mayo con el espíritu de nuestros inmortales y votemos, porque hoy la revolución está en tu voto.


Vota 23 por Minou Tavarez Mirabal.


miércoles, abril 13, 2016

Mi última reunión con Hamlet Hermann










Este artículo del Dr. J. R. Mateo Contreras fue publicado originalmente en Acento, el 21 de enero de 2016.

El artículo nos menciona favorablemente así como también al colectivo Poder Ciudadano, desde donde exigíamos No Impunidad y No Corrupción.

Le solicitamos al Dr. Mateo su autorización para reproducir su artículo en nuestro blog y el Dr. Mateo autorizó la publicación.

De manera que aquí les comparto lo ocurrido en la última reunión entre el Dr. Mateo y Hamlet Hermann.








"Cuando se muere

En brazos de la patria agradecida,

La muerte acaba, la prisión se rompe;

¡Empieza, al fin, con el morir la vida!"

JOSÉ MARTÍ.



Llegar a Santo Domingo sin llamar a Hamlet siempre supuso un riesgo, pues éste amado personaje tenía el don de enterarse de todo y la manía del reclamo. Las pocas veces que no lo contacté, recibí un e-mail acusador: “supe que estuviste por aquí”.



Sin embargo, siempre se trató de una dulce imposición. Arribar a la casa de Hamlet era asistir al ambiente mágico de las casonas del Gazcue de mi infancia, donde me esperaba un gigante de circo para administrarme la vacuna informativa que me permitiría ver con el cristal de la decencia humanista lo que había ocurrido en el país durante mi ausencia.



Por eso, el 21 de diciembre pasado lo llamé para invitarlo a mi casa. Me ordenó vernos en la suya porque tenía inflamada una rodilla y no quería salir. Yo obedecí con todo gusto. Al llegar, me dió un tour por su “nueva casa”, llenando de elogios a su compañera Ana María por haberla rediseñado. Las paredes estaban abarrotadas de nuevas y bellas pinturas y en el patio había una fuente de pared fantástica. Era sólo el comienzo de una noche maravillosa y, hoy, inolvidable.



   Para una persona que ha leído tanta basura testimonial que se hace pasar como libros de historia, me resulta sorprendente que unos de los escritores que más ha escrito sobre los últimos 50 años de nuestra historia no sea merecedor de una membresía de la Academia Dominicana de la Historia.



Primero nos sentamos en su oficina entre las eternas fotos de Caracoles y empezamos con el ritual del intercambio de libros. Yo le traje la edición de Verso del último libro de Patrick Cockburn sobre ISIS (a mi entender lo mejor que se ha escrito en la materia) y él me tenía el libro de Piero Gleijeses sobre la participación cubana en África. Hablamos extensamente sobre ambos temas.



Me quiso brindar un jugo de frutas, pero le dije que debería estar loco si pretendía que yo me tomara ese zumo a las nueve de la noche. Entonces sacó un Juan Gil y me invitó a que pasaramos, junto a Ana María, a una suerte de terraza-jardín que ésta última había instalado en la entrada de la casa. Era un espacio reducido, pero seductor, desde donde se podían tocar las estrellas con las manos y divisar el Palacio Nacional en toda su extensión y excesiva luminosidad navideña.



Hamlet Hermann con Silvio Rodríguez, en la terraza de la casa de Hamlet en 2006



Luego de servirme la primera copa de vino, empezó el primero de muchos temas de actualización de la cosa dominicana. Llenó de elogios a Mario Bergés por su activismo con Poder Ciudadano en contra de la corrupción gubernamental. Me dijo que así como había prestado su casa para las jornadas del 4% estaba dispuesto a hacerlo para ésta causa. Se quejó de la represión que había presenciado en contra del colectivo así como de la perturbadora y constante presencia en su cuadra de policías al acecho de manifestantes, interrumpiendo la cotidianidad. Agregó, con la desaprensión que lo caracterizaba, que Gustavo Montalvo era el único de sus vecinos del Palacio Nacional que aún le merecía aprecio.



Cual cronista incansable, pasó a narrarme un intercambio epistolar que tuvo con el Presidente del Consejo del Poder Judicial. Este último lo había invitado a participar en un congreso sobre tránsito y seguridad vial por iniciativa del Poder Judicial y las empresas aseguradoras. Hamlet declinó la invitación. Sus razones, que reflejan su integridad personal y exquisita perspicacia politica, fueron varias. Decía que el Poder Judicial no tenía competencia formal para lidiar con esos asuntos y que no tendría ninguna influencia en el Poder Ejecutivo para poner en práctica lo que se pudiera proponer en el congreso de marras. Por lo tanto, entendía que sería una mera campaña de relaciones públicas para entretener al pueblo. Como contrapropuesta, Hamlet le sugería una acción que a su parecer le permitiría al Poder Judicial tener un verdadero impacto: nombrar un fiscal especial para investigar los gastos del sector transporte en los últimos quince años. Hamlet pensaba que era precisamente en las áreas de transporte y construcción donde más corrupción gubernamental hubo durante ese período.



Luego me hizo una anéctoda que me produjo una ingrata sorpresa. El año pasado, tres miembros de número de la Academia Dominicana de la Historia propusieron a Hamlet como candidato a miembro correspondiente de esa institución. Como dije al inicio, Hamlet tenía el don de saberlo todo. Manejaba los detalles de lo que pasó, incluyendo los miembros que estuvieron en su contra y a favor, así como sus expresas razones. Me contó que llegado el momento de la votación, hubo un empate. Lo que cabía era repetir la votación dos veces más y de haber tres empates, el Presidente de la Junta Directiva debía decidir. Este procedimiento no se agotó.



Para una persona que ha leído tanta basura testimonial que se hace pasar como libros de historia, me resulta sorprendente que unos de los escritores que más ha escrito sobre los últimos 50 años de nuestra historia no sea merecedor de una membresía de la Academia Dominicana de la Historia. Si de acuerdo a Herodoto de Halicarnaso, ser historiador no es limitarse a narrar los acontecimientos sino también establecer sus causas, por lo menos la mitad de los libros y muchos de los ensayos de Hamlet lo elevan a esa categoría.



La botella de vino hacía rato que había terminado y Ana María se había retirado cuando decidí “perdonar” al amigo y me dispuse a partir. No sin antes agotar una “posdata” frente a mi automovil en la calle Moisés García ante el oido curioso del guardia de la garita del Palacio Nacional.



No quiero empezar a imaginarme el vacío que tendré a mi regreso, cuando no encuentre al referente de muchas de las cosas que me enorgullecen de ser dominicano.



Gracias por todo, Hamlet. Por tu arrojo, tu inteligencia, tus sacrificios y riesgos, tu memoria y capacidad de trabajo, tu consistencia ideológica y tu crítica inmisericorde y oportuna a lo incorrecto, viniera de donde viniera.



Lo único que no te perdonaré es tu ausencia en momentos tan definitorios. Cuando cada vez se ven menos hombres de tu estirpe o sus relevos en un horizonte insolidario y vano. Pero, “la primavera es inexorable”.



J. R. Mateo Contreras