lunes, octubre 24, 2005

Discurso final de Babeque



FUNDACIÓN PEDAGÓGICA DOMINICANA

Buenas noches distinguidos miembros de la Junta Directiva de la Fundación Pedagógica Dominicana.

Distinguidos padres y madres miembros de esta Asamblea de la Fundación Pedagógica Dominicana.

Distinguidos Directivos y Profesores del Colegio Babeque Secundaria.

Queridos estudiantes, familiares y amigos,

Damas y Caballeros:

En esta oportunidad debemos rendir cuentas ante esta Asamblea, de la gestión de la Junta Directiva de la Fundación Pedagógica Dominicana, durante el período del año escolar 2001-2002.

Seguir leyendo....


Cambio de año fiscal

Esta rendición de cuentas debe empezar por explicar que conforme a los Estatutos Sociales de nuestra Fundación, el año de ejercicio fiscal se inicia el día primero de agosto de cada año y finaliza el 31 de julio de cada año.

Estas fechas de inicio y finalización del año fiscal no coinciden con las fechas de inicio y finalización del año escolar.

La consecuencia inmediata de ese desfase es que los estados financieros de un año fiscal cualquiera siempre deberán tener partidas correspondientes al año escolar anterior, además de iniciar el año fiscal en el mes de agosto, que es un mes con gastos pero sin ingresos.

Hemos hecho la consulta con la Dirección de Impuestos Internos y no tienen objeción en que modifiquemos nuestro año fiscal.

En el próximo punto de agenda someteremos a la Asamblea la modificación de los Estatutos Sociales para corregir ese desfase y que nuestro año fiscal se inicie el día primero de Septiembre y finalice el día 31 de Agosto de cada año.

Hecha esta explicación ahora continuaremos con el informe.

Nuestra Gestión

Cuando el soberano le preguntó a Confucio que era lo primero que había que hacer para ordenar el gobierno, Confucio respondió:

"Lo que hace falta es rectificar los nombres".

El soberano dijo: "¿De veras? Maestro, ¿no estáis tal vez perdiéndoos un poco? ¿Cuál es la razón de semejante rectificación?".

Confucio dijo: "¡Qué burdo eres! El hombre superior es cauto con lo que no sabe.

Si los nombres no son correctos, las palabras no se ajustarán a lo que representan; y si las palabras no se ajustan a lo que representan, los asuntos no se realizarán.”

La gestión que nos ha tocado presidir puede ser definida como una gestión que, por una parte, ha puesto la tilde en lograr una mayor precisión en los elementos que componen la data necesaria para la toma de decisiones y por otra parte, ha dedicado esfuerzos en la realización de un estudio que nos permita proyectar nuestra institución en un futuro de mediano plazo.

Precisión en la data

En ese orden de ideas esta Directiva realizó un inventario de activos que nos permitiera producir unos Estados Financieros que reflejaran de manera más precisa la realidad de la Fundación.

Como resultado de esa auditoría se sacaron de las cuentas de activos aquellos activos que físicamente ya no existían y que permanecían como tales.

Este es el caso de computadoras que al ser sustituidas por nuevas unidades, habían sido donadas a instituciones educativas, pero no habían sido sacadas de inventario.

También es el caso de materiales y equipos, como algunos de laboratorio, que por su corta vida útil, debieron ser considerados como gasto y no darle ingreso como activos.

Como contrapartida, debimos ajustar la cuenta de depreciaciones, porque esta cuenta depreciaba mes tras mes, activos que de hecho no existían.

Otra de las herramientas con la que trabajamos para hacerla más precisa fue el presupuesto.

Tenemos un presupuesto de ingresos y gastos que llega inclusive a tomar en cuenta los intereses producidos por certificados de depósitos y a asumirlos como ingresos; contribuyendo, de este modo, al uso eficiente de nuestros recursos.

Estudio de Factibilidad

Al iniciar nuestra gestión recibimos de la directiva anterior el proyecto de Plan Maestro para la remodelación de la planta física del colegio. Nuestra Directiva decidió aplazar la ejecución de este Plan Maestro y motivó esa decisión en el aumento de la tarifa que hubiese sido necesario hacer para ejecutarlo.

Contemporáneamente con esa decisión de aplazamiento se nos presentó una posible oferta de compra de los terrenos del colegio por un precio que rondaba los cinco millones de dólares.

El promotor que hacía la oferta estaba participando en un concurso y su proyecto estaba desarrollado en nuestro terreno, por lo que necesitaba de nuestra aceptación para poder presentar su oferta.

La Junta Directiva dio su voto afirmativo a la venta, poniendo algunas condiciones para la entrega del inmueble, de manera que pudiéramos tener garantías de mudarnos sin afectar la docencia.

El artículo 33, en su literal “d”, de los Estatutos Sociales, le concede autoridad al Consejo Permanente de Pasados Presidentes para autorizar o rechazar las decisiones de la Junta Directiva en esta materia y en consecuencia le fue sometido para su aprobación o rechazo.

El Consejo Permanente de Pasados Presidentes emitió su voto aprobando la decisión de la Junta Directiva, y así se lo hicimos saber al promotor.

Aunque el promotor que nos había presentado la oferta no ganó el concurso y por tanto la venta no se materializó, la Junta Directiva asumió la experiencia y designó una comisión que preparara un estudio de factibilidad de la venta de nuestros inmuebles y el traslado de la planta física del colegio.

Este estudio deberá presentar diferentes escenarios posibles de manera que podamos escoger la mejor de las alternativas.

El estudio no ha sido finalizado aún, es tarea de la nueva directiva el completarlo.

Una vez finalizado podremos tomar la decisión mas acertada.

Una cosa es clara: Para mejorar nuestra planta física conforme al Plan Maestro, manteniéndonos en los actuales terrenos, deberemos aumentar la tarifa.

Por otra parte, puede ser que el estudio de factibilidad nos muestre que podemos tener la planta física anhelada sin aumentar a los padres la tarifa y permitiendo unas reservas con que enfrentar cualquier situación de déficit presupuestario.

Que nos quedó por hacer

Ahora pasaremos a dar un vistazo al futuro próximo. Qué cosas quedaron por hacer, que se puede ver en lo inmediato.

El mayor de los peligros a los que se enfrenta la nueva directiva es el mismo al que nos enfrentamos nosotros: Armonizar por una parte el presupuesto sobrio y ajustado que tenemos y por la otra las presiones que los niveles de inflación nos generan.

En ese mismo orden de ideas quedó en la mesa de la directiva crear un reglamento para los aumentos de salario, o mejor dicho, revisar y darle carácter institucional al que actualmente está en vigor, de manera que el aumento pueda ser claramente percibido por profesores y empleados como resultado de un componente de inflación y otro de desempeño.

Académicamente no se vislumbran mayores problemas. Actualmente hemos resuelto las pequeñas fallas que teníamos en algunas áreas; de todos modos, deberemos mantener los sentidos alertas y el ánimo dispuesto siempre a escuchar, de ustedes, miembros todos de la Fundación, los reclamos que en ese sentido pudieran hacernos.

Colegio Babeque: Una realidad

Al completar sus 25 años de docencia el Colegio Babeque Secundaria es una institución con raíces en nuestra sociedad.

Y tienes raíces porque Babeque es parte de ese sueño dominicano.

Un sueño que se inició hace años con unos jóvenes trinitarios que lograron mirar un poco mas allá de lo inmediato, se permitieron soñar.

Un sueño que hoy se expresa cuando empinamos a nuestros hijos para que vean, para que sueñen, mas lejos aún de lo que nosotros mismos vemos y soñamos.

Eduardo Galeano, en “El Libro de los Abrazos” nos abraza con el siguiente relato:

“Diego no conocía la mar. El padre, Santiago Kovadloff, lo llevó a descubrirla.

Viajaron al sur.

Ella, la mar, estaba más allá de los altos médanos, esperando.

Cuando el niño y su padre alcanzaron por fin aquellas cumbres de arena, después de mucho caminar, la mar estalló ante sus ojos. Y fue tanta la inmensidad de la mar, y tanto su fulgor, que el niño quedó mudo de hermosura.

Y cuando por fin consiguió hablar, temblando, tartamudeando, pidió a su padre:

—¡Ayúdame a mirar!”

Gracias a los padres y madres Miembros de la Fundación Pedagógica Dominicana por haberme otorgado su confianza.

Gracias a cada uno de los miembros de la Junta Directiva 2001 – 2002, me siento orgulloso de haber trabajado con ustedes.

Gracias a los Directivos, profesores y empleados del Colegio Babeque Secundaria

Muchas Gracias



Palabras del Ing. Mario Bergés, Presidente de la Fundación Pedagógica Dominicana, al rendir cuentas de su gestión ante la Asamblea de la Fundación, la noche del 24 de octubre de 2002.

Santo Domingo, República Dominicana


No hay comentarios: