sábado, abril 02, 2016

Al país y a Santiago, la Ciudad Corazón.







Me siento muy contento de que mi primer discurso político, como candidato vicepresidencial de la Coalición Minou 2016, sea precisamente en Santiago, la Ciudad Corazón. Y es una ocasión feliz porque Santiago fue la cuna de la Restauración de la República de 1865 y hoy no hay un compromiso más necesario e ineludible que el de restaurar la democracia en la República Dominicana

Restaurar la democracia política:
Ya Basta de clientelismo
Ya Basta de candidatos impuestos por el dedo
Ya Basta de  tiburones y de podredumbre.

Restaurar la democracia económica:
Ya basta de crecimiento económico para unos y pobreza extrema para otros.
Ya Basta de corrupción.
Ya Basta de inequidad y desigualdad en las oportunidades.

Restaurar la democracia ambiental:
Ya Basta de degradación de nuestros recursos naturales.

Restaurar la democracia social:
Ya Basta de Educación mediática y de redes sociales.
Ya Basta de hospitales de vergüenza.
Ya Basta de transporte infame.
Ya Basta de inseguridad ciudadana.
Ya Basta de vilezas en la policía que debe protegernos.
Ya Basta de vivienda indigna.
Ya Basta de impunidad.


Es necesario e impostergable restaurar, que juntos restauremos la democracia!!!

He ahí el reto al que nos enfrentamos cuando hablamos de restaurar la democracia.

Restaurar la democracia  para que vivamos auténticamente libres de corrupción, de impunidad, libres de clientelismo y de ignorancia, para que vivamos en justicia, en equidad, en paz y  con seguridad ciudadana.

Hombres y Mujeres de Santiago y de todo el país!!

La Guerra de la  Restauración de 1865 tuvo su sello patrio en el Cibao, y es aquí, en la capital del Cibao, al ritmo del corazón heroico de santiagueros y santiagueras, desde donde nos movilizaremos para restaurar la democracia,  y ¿cómo lo haremos? Ustedes y nosotros, todos juntos, lo haremos utilizando las mismas herramientas que nos ofrece esa democracia: Eligiendo en el próximo torneo electoral a Minou Tavarez Mirabal y a hombres como Pengsien San Ben, nuestro candidato a Senador por la Provincia de Santiago y a mujeres como Ángela Cruz, nuestra candidata a Alcaldesa de la ciudad de Santiago de los Caballeros, para tan solo mencionar dos ejemplos de esos hombres y esas mujeres  que acompañan a Minou en esta nueva gesta patriótica, y lo haremos votando en la casilla 23 el próximo 15 de mayo de 2016.

Hagamos realidad ese sueño dominicano de vida digna y así será porque con ustedes es posible.

Precisamente estamos en un momento histórico en el que  debemos restaurar la Democracia en nuestra Republica Dominicana. Y como dije, es feliz la ocasión porque hablamos de restaurar en la propia tierra de la Restauración!!!

Imaginemos por un momento una República Dominicana solidaria, unida,  de hombres y mujeres libres para el bien, de niños creciendo bien nutridos y queridos, de jóvenes estudiando y formándose con la seguridad de que les espera un trabajo digno al final de sus carreras, de hombres y mujeres adultos trabajando y luchando por hacer realidad sus sueños, seguros de contar con una sociedad y un Estado que les garantizan la igualdad de oportunidades; de envejecientes respetados y protegidos. Esa utopía, ese sueño, es lo que nos une como pueblo. Y precisamente porque lo soñamos, tenemos derecho a esa utopía.

La lucha por restaurar la democracia ha sido una constante en mí desde hace años, trabajando en el sector social con organizaciones de sociedad civil. Así participé de manera muy activa en la lucha por el 4% para la educación con la Coalición Educación Digna y más recientemente he trabajado el tema de la No Impunidad y No Corrupción con organizaciones de sociedad civil; por todo lo cual no soy ajeno al compromiso social y, colocado ahora en un contexto estrictamente político, es oportuna la ocasión para contar algunos eventos e hitos que iluminan el camino que conduce a esa historia.

A finales de 1965, en los primeros días  después de la toma de la ciudad por tropas Norteamericanas, yo con 9 años, vi una trinchera de sacos de arena en el Altar de la Patria, dentro de las cadenas que no podían ser tocadas por ningún mortal. En la trinchera dos norteamericanos, uno blanco y otro negro, mascaban chicle. La patria mancillada por tropas extranjeras. La afrenta me indignó y no lo olvido!!

En 1968, yo con 12 años, vi dos pangolas persiguiendo un vehículo y los vi darle caza frente al cementerio de la Av. Independencia. Se bajaron los policías y sacaron a un hombre del carro perseguido y le dieron golpes hasta dejarlo exhausto frente a la pared del cementerio. A mí, que estaba al lado de la escena del crimen, me dijo un policía: “Niño qué buscas aquí, vete a tu casa” Yo indignado le grité: “Esto es libre” y llegué llorando a casa de mi abuela. La patria abusada por sus propias autoridades. La afrenta me indignó y no lo olvido.

Ese niño prometió a los 13 años “Yo prometo por mi honor y con la gracia de Dios, hacer todo cuanto de mi dependa por cumplir mis deberes con Dios y con mi Patria, ayudar al prójimo en toda circunstancia…” Si me lo permiten, la patria en llamas en el corazón de uno más de sus hijos.

Hoy cumplo ese promesa desde la trinchera política. Nuestro compromiso y nuestra lucha se acrecienta y se multiplica desde esta plataforma patriótica que convoca Minou Tavarez Mirabal para llegar a la Presidencia de la República y a las distintas posiciones del Estado con todos los hombres y mujeres que la acompañan, con el propósito de restaurar, desde el Estado,  la democracia dominicana, haciendo realidad el sueño que nos une.

Me siento feliz y por eso les invito a trabajar, luchar y perseguir ese sueño común dominicano junto a Minou Tavarez Mirabal y ese equipo de hombres y mujeres extraordinario que junto a ella se levantan cada mañana a construir esperanzas, a perseguir el sueño de una República Dominicana engrandecida por el esfuerzo de sus mejores hijas e hijos, la fortaleza de sus instituciones y el solo imperio de la ley y la verdad. Una República Dominicana en donde la alegría y la riqueza de unos no sea la pesadumbre y la pobreza de otros. Una República Dominicana en la que nuestros hijos e hijas encuentren un mejor futuro que aquel que se deriva de emigrar a playas extranjeras.

Para restaurar la democracia, para perseguir esa utopía del sueño que nos une, para que volvamos a vernos como hermanos todos persiguiendo el sueño…, tenemos que ir el próximo 15 de mayo de 2016 a votar, marcando la casilla 23, por Minou Tavarez Mirabal.

En esa restauración de la democracia tan necesaria, hay dos temas que por su importancia quisiera tocar brevemente: Poder Judicial y Poder Político.

Nuestra visión de justicia y de un país libre de impunidad, ya la hemos venido desarrollando a través de Impunidad Cero y más recientemente a través de Poder Ciudadano, organizaciones y  movimientos sociales con profundas raíces comunitarias que persiguen un Poder Judicial independiente y apartado de la política partidaria.

La República Dominicana no puede seguir siendo un templo de oración en manos de ladrones. Es compromiso de esta Coalición Minou 2016 el devolverle a la Justicia su credibilidad. Entre otras medidas mencionaremos:

  • Jueces y procuradores de carrera. Para que las Altas Cortes no se llenen de miembros del partido de turno. 
  • Respeto al escalafón de jueces y fiscales. Para que la promoción de los jueces y fiscales no dependa de su filiación política.
  • Independencia financiera del Poder Judicial y de la Procuraduría General de la República. Para que El Ejecutivo no tenga un arma con la cual arrodillar a los jueces y fiscales.
  • Inamovilidad de los jueces. Para que el traslado no sea un mecanismo de sanción a jueces y fiscales.
  • Independencia del Consejo Nacional de la Magistratura. Para que el Ejecutivo no tenga mayoría mecánica en ese órgano tan importante del Poder Judicial.
  • Procurador electo por el Consejo Nacional de la Magistratura. Para que la Procuraduría no esté en manos del Poder Ejecutivo.

Algunas de esas medidas necesitan una Reforma Constitucional, otras necesitan leyes del Congreso. Nuestro compromiso es que con ustedes vamos a impulsar  y a lograr esas leyes y reformas.

Dominicanas, dominicanos, la justicia es la instancia en donde los ciudadanos de un país resuelven sus desacuerdos y a la vez son sancionados los transgresores de la ley. Una sociedad que no cree en su justicia es una sociedad a las puertas de la barbarie.

Vamos a garabatear un gran “SE ACABÓ” en las paredes de la historia!!!

Tendremos una justicia sana, pulcra, imparcial y severa, en la que todas y todos confiemos, porque si no, si seguimos por el camino de la impunidad, de la venalidad, si seguimos negociando libertades por favores políticos, si seguimos archivando expedientes para vergüenza del Ministerio Público, nos vamos a matar unos con otros, a la espera de que una mano extranjera nos asista o que algún mal nombrado leviatán nos domine de forma aberrante.

La visión de política y de poder que tienen algunos políticos en nuestro país, es de imposición y autoritarismo. Hoy, aquí y ahora, en el corazón de nuestra tierra, cuna de los héroes de la Restauración, quiero dar Fe de que la visión de política y de poder que tenemos en la Coalición Minou 2016, es una visión de derecho, es de diálogo, es de autoridad  institucional, no personalista ni arbitraria. Es una visión de servicio.

No llegaremos al palacio para vivir en poltronas ni para andar en Carrozas Reales precedidos y seguidos por  un séquito de aduladores y abusadores. ¡Así no! ¡Nunca jamás! No iremos detrás de esos y otros privilegios indecentes.

Gracias al favor del pueblo dominicano iremos al Palacio a gobernar, es decir, a servir y a conciliar los intereses de todos los dominicanos y entre todos labraremos el porvenir de una República Dominicana digna, justa, incluyente y solidaria.

La democracia es diálogo permanente entre gobernantes y gobernados. No puede ser un monólogo de gobernantes con respuestas tartamudas de los gobernados, cada cuatro años. Para que la democracia funcione en suelo dominicano, necesitamos una sociedad de ciudadanos empoderados y no de una clientela de habitantes sumisos y esclavizados, ya por el temor de perder la Tarjeta Solidaridad, ya por el temor paralizante de perder un negocio.

En una República Dominicana restaurada,

  • El Trabajo Digno es un Derecho
  • La Alimentación es un Derecho
  • La Educación es un Derecho
  • La Salud es un Derecho
  • La Vivienda es un Derecho

Pero el robo, el abuso y el engaño no son derechos de nadie.

Lo que nos asiste por derecho no se mendiga, se exige!!! Y mucho más cuando lo que tenemos como reto es la Restauración de la República, tal y como debe ser: libre, democrática, soberana, y protegida por su bandera ondeando libérrima en su cielo y por su ley y sus derechos en la tierra.

Con toda humildad, me uno a la valiente decisión de Minou para convocar  a todas las dominicanas y a todos los dominicanos, desde esta ilustre tierra de Ulises Francisco Espaillat, a unirse a la Coalición Minou 2016 y a luchar juntos por esta Restauración de nuestra Patria, para que exista un verdadero Estado de Derecho, Justicia confiable, paz y seguridad ciudadana.
El sueño está al alcance de nuestra boleta electoral. Vota el 15 de mayo, deposita un voto patrio por la casilla 23, por nuestros hijos, por nuestras hijas, por nuestras instituciones, por nuestro aparato productivo, por nuestras tradiciones, por nuestras esperanzas, por la utopía…, y lo que tenga que ser, que sea!!!

Que viva la República Dominicana!!!







Palabras pronunciadas por
Mario Bergés en el Acto de Presentació y Juramentación
de los candidatos a cargos congresuales y municipales
de la Coalición Minou 2016 en la provincia
y el municipio de Santiago de los Caballeros.



No hay comentarios: